Saltar al contenido

«Bebe y come todo lo que puedas: los buffets»

Los buffets y las comilonas aceptadas culturalmente

Los buffets.

Resulta increíble hasta que punto el sentirnos ricos o pobres puede afectarnos en otros aspectos de la vida; propongo pues una filosofía a la hora de comer: "No es más feliz el que más tiene, o el que más come, en nuestro caso" Hay que sentirse bien con un@ mism@.

Podemos repasar los conceptos de riqueza y pobreza y ver que estos conceptos engloban algo más que el valor monetario. Tenemos que desbancar el concepto del "gordito feliz" y otros lastres culturales.

Es difícil, nuestra cultura nos manda celebrar con comida y bebida determinadas fechas y eventos, pero no imposible, solo hay que conocer cómo!

Ven a conocerte

Hace muy poco leí un artículo.

Habla de nuestra percepción, física y psíquica, hacia los buffets libres y restaurantes de comer hasta no poder más. Es el primero que he visto que cuestiona este tema y que lo relaciona con el coste del restaurante o buffet.

Lo interesante es que si existe una relación entre sentirse mal físicamente y mostrar arrepentimiento cuando se come mucha comida en los establecimientos más baratos. ¡Quiere decir que disfrutan mejor la comida los que pagan más!

La cuestión es que no tenemos porque comer mucho, ya no nos hace falta ese hábito. Somos capaces de controlar la ingesta en todas sus variables, al saber variarlas podremos disfrutar igualmente de las fiestas. Todo en la vida fluctúa. Puede que lo óptimo sea pagar algo razonable por un menú suficiente, equilibrado y de calidad.

(Siğirci and Wansink BMC Nutrition (2015) 1:36 DOI 10.1186/s40795-015-0030-x)

2 comentarios en “«Bebe y come todo lo que puedas: los buffets»

  1. Jim

    Muy interesante y... absurdo. Si es por el hecho de que el restaurante más barato los ingredientes del menú que ingieres son de peor calidad y, por tanto, te sacias con alimentos de peor calidad, vale... Pero no es ese el tema que se refleja en tu texto, ¿no?. El hecho de que "nos claven" más al pedir la cuenta es un detonante para sentirnos "menos llenos",.. Aunque en el caso de, quiero pensar, cada vez más gente actualmente, el hecho de pagar más tiene que ver con pagar e ingerir calidad, insisto y opino, cosa que no siempre nos podemos permitir dados los tiempos que corren y nuestras "pobres" economías... 😉

    1. carlosgalve

      Así es Jim, absurdo pero piensa en nuestra reacción si nos dicen que algo para comer es gratis! Nuestra tendencia es compulsiva, no cogemos uno sino todo lo que nos quepa en las manos. Lo interesante del artículo es que aún comiendo lo mismo, tanto en cantidad como en calidad, las personas que comen en el buffet barato les sienta peor la comida y están más arrepentidas debido a la ansiedad que nos crean las cosas baratas. Las personas que pagan más comen menos ansiosas.

      Tengo que añadir que es el primer estudio de este tipo y como tal es necesario más estudios para verificar las hipótesis que propone.

      Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta? ¡Interacciona! :)

error: Contenido protegido