Saltar al contenido

Reducir FODMAP es una posible alternativa

La dieta baja en FODMAP (Polioles y Monosacáridos, Disacáridos, Oligosacáridos Fermentables) resulta efectiva para reducir los síntomas, pero tiene sus particularidades y sus retos. ¿Los vemos?

En general, en el síndrome del intestino (Bowel) irritable (IBS, en inglés) existe uno o varios elementos de la dieta que disparan los síntomas. A un 20% le afectan las proteínas y las grasas saturadas asociadas a ellas, la dieta vegetariana y vegana funcionan también para estas personas. Al resto, el 80% de estos pacientes, los elementos que pueden activar la enfermedad son:

  • Fructanos (en Alcachofas, Cebada, Cebolla, Ciruela, Coliflor, Espárragos, Guisantes, Manzana, Mango, Melocotón, Nectarina, Pera, Puerros, Sandía, Setas y Trigo)
  • Gluten (Avena, Cebada, Centeno y Trigo)
  • Aglutinina (Germen de Trigo)
  • Inhibidores de tripsina (Anacardo, Pistachos y todas las legumbres).

Algunos de estos componentes se usan además como aditivos alimentarios (en galletas y snacks, leche y derivados, carnes procesadas y productos light/sin azúcar). Según la lista una de las dietas FODMAP, sin legumbres o sin Gluten puede ser la solución a los síntomas del IBS.

No sólo es eliminar esos alimentos de la dieta

Además de estos elementos puede haber otros que todavía no se han estudiado. De hecho, sólo al 50% de los pacientes les ha funcionado la dieta baja en FODMAP. Y hay que tener cuidado pues de momento también se conocen efectos secundarios no deseados. Para comenzar altera la microbiota intestinal, reduce ciertos grupos como las bifidobacterias y el número global de bacterias. Puede además afectar a la calidad de la dieta y especialmente al aporte de fibra, hierro y calcio si se usa de forma prolongada. Necesita un control dietético por un especialista, ya que no todos los pacientes tienen la misma respuesta.

El control debe realizarse entonces incorporando otros elementos que salven en cada caso ese efecto colateral. Para no alterar la microbiota se pueden incluir alimentos probióticos (verduras fermentadas, quesos brie, camembert y feta, tempeh) o probióticos en cápsulas. Los nutrientes fibra, hierro y calcio se pueden optimizar a través de la dieta, pero llevando un control.  Además el paciente debe realizar un gran esfuerzo  para seguir la dieta ya que ciertas pautas son estrictamente necesarias para que tenga éxito. Como son reducir las comidas sociales, costear ciertos alimentos  o saber leer etiquetas.

Todos los beneficios de las legumbres

En esta minientrada os quiero hacer una lista de las virtudes de incluir legumbres en nuestra dieta:

  1. Destacan por su riqueza en fibra y minerales. También son ricas en proteínas y en hidratos de carbono, aunque no es una proteína completa si que se complementa muy bien con los cereales. La mismas técnicas culinarias hacen platos nutricionalmente muy completos.
  2. Hay legumbres como la soja o el cacahuete que no aportan tantos hidratos de carbono, sino que aportan proteínas y grasas. Además estas grasas son saludable.
  3. Ayudan a prevenir enfermedades como la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. La razón es que sus fibras reducen el colesterol y ayudan a controlar el azúcar.
  4. Son agraciadas tanto en caliente como en frío. Siempre conocemos los guisos, pero puedes hacer cremas calientes y frías (hummus) o prueba un picadillo de tus hortalizas favoritas con legumbres cuando empiece el calor, te sorprenderá.
  5. Hay infinidad de recetas vegetarianas y veganas en las que se usan, desde hamburguesas o salchichas vegetales hasta croquetas o snacks con harinas de legumbres. Yo sigo a algunos cocineros que tienen recetas deliciosas de este estilo.
  6. Según los Objetivos de Desarrollo Sostenible las legumbres son la mejor herramienta que tenemos para disminuir nuestro consumo de carne, que tiene un gran impacto medioambiental. Además si compras las legumbres a granel ya aportas dos granos de arena en vez de uno.
  7. El cultivo de legumbres mejora la calidad de los suelos de cultivo, enriqueciéndolo y preparándolo para el cultivo de otras especies vegetales. Los agricultores pueden evitar así el uso de fertilizantes de nitrógeno y fósforo y las aguas dulces planetarias se ahorran la contaminación por nitratos y fosfatos del abuso de estos fertilizantes.
  8.  El cultivo alternado de especies vegetales aumenta también la biodiversidad de las zonas de cultivo. Tiene un efecto protector sobre el medio ambiente, más diversidad, más sano está el campo, más salud planetaria.

Nutriscore y el aceite de oliva

Desde hace algunos días estamos escuchando en las noticias que el nutriscore penaliza al aceite de oliva virgen extra (AOVE). Lo hace por el hecho de pertenecer al grupo de aceites y grasas. Tanto es así que todo este grupo recibe malas puntuaciones por este método de valoración. El aceite de palma recibe tan mala nota como el aceite de girasol, cuando no tienen nada que ver. Además podría incluir los parámetros de sostenibilidad, ya que estamos en la década de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Como bien sabrás, el AOVE tiene muchas virtudes, al igual que otros aceites vegetales de calidad. Tiene una composición de ácidos grasos equilibrada y rica en ácidos grasos esenciales y compuestos antioxidantes. A nadie se le ocurre beber aceite como si bebiera agua, que es por lo que se penaliza a todos los aceites y grasas, sean buenos o malos.

Cuando vi el Nutriscore en la TV...

hablaba una periodista comparando con una bebida de cola light, a la que le daban mejor nota. Después una nutricionista comentaba que no es justo que se trate así al AOVE o al jamón ibérico, pero comentaba que daba igual que al refresco de cola light le dieran buena nota, ya que no aportaba calorías al llevar edulcorantes. Mi indignación fue en aumento. Sobre todo después de conocer otros métodos de valoración de los alimentos para que la población sepa qué está comprando.

Parece ser que si no inventamos en Europa nuestro método para valorar los alimentos es que no somos nadie. Al parecer los métodos que se están llevando a cabo en Sudamérica desde hace años no son lo suficientemente buenos para nosotros. Allí están demostrando efectividad cuando se destacan con formas de octógonos si son alimentos ricos en algún nutriente que puede ser perjudicial. Indicar si el alimento en cuestión es rico en sal, en grasa saturada o en azúcar es suficiente. Aquí tenemos que enrevesar para quedar más cool que nadie.

Nutriscore bebidas

Lo que no valora ningún método

Lo que me estaba encendiendo por momentos era que los edulcorantes de los refrescos light tienen efectos negativos en nuestro organismo. Eso no se valora. Si quieres saber sobre este tema haz click aquí. Además de modificar nuestra microbiota intestinal, nos induce a picos de insulina que nos hace tener apetito. Estas modificaciones, a medio-largo plazo, pueden derivar en Diabetes y Obesidad. Además pueden modificar los patrones de metilación del ADN, haciendo que tu descendencia sea propensa a estas enfermedades. Si quieres saber más sobre como funciona la epigenética mira la hambruna holandesa. Igualmente pasa para algunos aditivos alimentarios, para algunas interferencias entre nutrientes o para algunos nutrientes en sí mismos.

Queda mucho por hacer para indicar a toda la población lo que los alimentos contienen y cuales les pueden hacer daño. Con el sistema de octógonos de Perú sería una tarea más fácil. Además te enseña algo sobre nutrientes y alimentos. Con el nutriscore, aprendemos sólo a comprar Aes, Bes o Ces. Con este sistema que valora positivamente a un pan de molde, o a un producto vegetariano con algunos aditivos o al refresco light se convierte en una tarea de titanes.

La dieta vegana

A pesar de que cada vez hay más personas veganas, este post interesa no sólo a los que quieren adoptarla o ya la han adoptado. Recientemente la OMS recomienda una reducción del consumo de proteínas animales y promociona el consumo de proteínas vegetales. Esta recomendación puede ser aplicada en muchas formas de alimentación: vegana, flexivegetariana, vegetariana, ovo-vegetariana, lacto-vegetariana, etc. Así pues según retiremos de nuestra alimentación ciertos alimentos de origen animal vamos a generar determinados déficits.

En el último post os comenté que iba a escribir sobre este tema, ya que en él os comentaba un proyecto en el que colaboro con las etiquetas de recetas veganas. Haz clic aquí si quieres ver los vídeos. 

Los micronutrientes que nos faltan

Al ser la dieta vegana la más restrictiva vamos a ver que deficiencias crea según los alimentos que restringe y que otros alimentos de origen vegetal pueden aportarnos esos nutrientes deficitarios.

Vitaminas.

Evidentemente, hay una vitamina de origen animal que hay que suplementarla. Esta vitamina es la B12. No hay forma de tomar otro alimento de origen vegetal que la contenga.

Otras vitaminas que normalmente están a la baja son las vitaminas B2 y B3, que como el resto de vitaminas pueden generar graves problemas de salud. No sólo para nosotros o nosotras, sino también para nuestros bebés. Hay una manera muy saludable de evitar la deficiencia de estas vitaminas cuando eliminamos la carne, el pescado, la leche y lácteos y los huevos. La levadura de cerveza seca contiene grandes cantidades de estas vitaminas, entre otros micronutrientes.

Otra vitamina, esta vez liposoluble, que puede dar problemas es la vitamina D. Esta muy relacionada con el metabolismo del calcio. Por fortuna, en los lugares soleados no llegamos a tener este problema. Si vives en un lugar con poca luz solar hay que suplementarla y/o tomar alimentos fortificados en esta vitamina. La inclusión de semillas en nuestra dieta favorece el aporte de vitaminas liposolubles E y D.

Minerales.

Los más importantes son hierro y calcio, por la demanda que tenemos, pero también hay deficiencias de yodo, selenio y zinc, aunque necesitemos muy poca cantidad. Se les denomina oligoelementos. Las reservas minerales hierro y calcio de los vegetales se encuentra limitada por su estructura química. En los vegetales muchos de los minerales se encuentran en una forma poco absorbible. Para aumentar la absorción del hierro debemos acompañar siempre a las verduras de hoja verde y legumbres de ácidos orgánicos como los de las frutas. Para absorber el calcio es importante no tomar cafeína y alimentos con hierro, ya que bloquea la entrada y compite por la entrada, respectivamente. Además tomar alimentos ricos en calcio con alimentos ricos en vitamina D, por ejemplo la combinación de frutos secos con setas o setas con verduras de hoja verde. Para ambos casos se hace necesario tomar mucha vitamina C, que va a facilitar la absorción de muchos nutrientes.

Respecto a los otros minerales, yodo, selenio y zinc, es suficientes con incorporar a nuestra dieta algas y levadura de cerveza seca. Hay que tener cuidado con el yodo, no puede faltar pero no podemos pasarnos.

Vegana o no

la dieta que quieras seguir hazla con un especialista. No corras riesgos innecesarios y que te generen problemas a corto, medio o largo plazo. Es buena la recomendación de la OMS para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible, cuidar el planeta y ser más conscientes de lo que compramos y comemos. Pero no es tan buena como para llevar una dieta con restricciones y no saber con qué sustituir o qué suplementar. Las dietas bajas en proteínas animales, en especial la vegana, tiene muchas propiedades saludables, siempre siendo conscientes de las limitaciones que te comento en el post.

Recuerda:

Si quieres quitar la proteína animal, hay que aportar siempre proteínas vegetales de legumbres, cereales y frutos secos a diario. Toma semillas, algas, setas y levadura seca para evitar los déficits de otros micronutrientes. Incluye alimentos fortificados y suplementa la B12.

Colaboración con BrandNewYou

¿Qué es BrandNewYou?

Os quiero compartir un proyecto en que he trabajado recientemente, se trata de BrandNewYou y su apartado de cocina vegana. En su página tratan más temas del bienestar pero mi colaboración ha sido con las recetas para estas navidades. En las recetas encontrarás algunos suplementos, ya sabéis que no estoy a favor de la suplementación pero en el caso de veganos y veganas es necesario tener algunos nutrientes extra. Próximamente publicaré un artículo con todas las deficiencias de vitaminas y minerales que pueden darse según este tipo de alimentación. Pronto estará en el blog.

Mi cometido en BrandNewYou

Mi tarea es la realización del etiquetaje internacional de los platos. El etiquetaje correcto es esencial para la comprensión de lo que comemos. Como os comento arriba en las recetas se incluyen algunos suplementos para la alimentación vegana. Pero se pueden hacer esas mismas recetas en sus variantes no veganas, en las que no son necesarios los suplementos. Hemos conseguido realizar un trabajo que merece la pena ver, así que echa un vistazo abajo a los vídeos, a la felicitación y al deseo para el 2021.

Smoothie de Manzana y Pepino

Struffoli vegano

Tagliatelle boloñesa

Guiso vegano de Jackfruit

BrandNewYou y yo os deseamos un Feliz 2021

A pesar de que este año esta siendo complicado, la comida siempre será un motivo para celebrar en compañía. La Covid-19 nos tiene separados y es precisamente eso lo que hace que apreciemos estar en compañía de nuestros seres queridos. Puede que este año que pasa fuese malo. El 2021 no tiene porqué serlo. La pandemia nos ha mostrado que somos vulnerables, tanto como las otras especies animales y el planeta Tierra al completo. Espero que haga en la raza humana tener la humildad suficiente como que sea consciente de lo que compra y consume.

Encontrados hasta 67 marcadores de enfermedades cardiovasculares

Te traigo un artículo científico que desvela de entre 400 metabolitos los marcadores  resultantes en sangre de una dieta mediterránea y que compara con los obtenidos de pacientes con enfermedades cardiovaculares. Es un indicio más de la importancia de las interacciones entre nuestro organismo y el ambiente. La metabolómica está aquí para detectar con precisión una enfermedad cardiovascular sin recurrir a la estadística de riesgos basada en cuestionarios. Esta estadística está muy bien para poblaciones, pero no para detectar casos particulares. ¿Aclaramos algunos conceptos?

Las ómicas.

Cuando os insisto en la importancia de la microbiota se debe a que las bacterias que la forman nos otorgan sus propiedades en forma de producto de sus genes. Quiero decir que, para digerir un alimento, no sólo usamos nuestros genes, primero usamos los del microbioma (el conjunto de genes de la microbiota). Para la microbiota, está el microbioma y es estudiado por la microbiómica. Para nuestros genes, está el genoma y es estudiado por la genómica. No confundir con genética, que estudia los genes individuales. Tanto para nosotros como para nuestros comensales del intestino después viene la transcriptómica, que estudia los ARN mensajeros o transcriptoma. También tenemos la proteómica, el estudio del proteoma. Además y por último tenemos la metabolómica. Es el estudio de los metabolitos. Aquí es donde se desarrolla este artículo. Para situarnos.

La dieta y sus interacciones

La dieta mediterránea es un factor externo para nosotros, es ambiente. Podríamos tener otra dieta, cualquiera. Precisamente es la estudiada para encontrar qué metabolitos produce en nuestro organismo. Recuerda que es la dieta cardiosaludable por antonomasia. Las moléculas estudiadas que la dieta genera en el organismo vienen determinadas por los alimentos que ingerimos y su cantidad dependerá del número de genes que se activen. Estos genes producen enzimas o proteínas. A su vez éstas producen metabolitos o son directamente metabolitos, respectivamente. Y así se obtienen los marcadores.

¿Cómo medir la interacción?

Veamos un ejemplo más gráfico, como en la foto. Imagina que te sacan sangre, imagina que meten unas gotas en un dispositivo con  muchas luces pequeñas. Cada luz representa una molécula marcadora o metabolito indicador de un factor de riesgo cardiovascular. Las moléculas marcadoras que tenemos en sangre encenderán la luz correspondiente y según su cantidad así será la intensidad de la luz. En otras palabras que las dichas en la introducción, lo que han descubierto son las combinaciones de luces que predicen diferentes patologías cardiovasculares. Una pasada, ¿no?.

Imagina que

Igual debe ocurrir con el resto de ómicas. Es un gran avance que le queda a la ciencia por dar, pero que ya está en proceso. Imagina que con una muestra fecal puedes saber por las poblaciones de tu microbiota tu predisposición a enfermedades mediante el análisis de los productos del microbioma. Piensa que en el futuro usarás unas bacterias que producen ciertos metabolitos para ayudar a nuestro cuerpo a luchar contra una infección en vez de antibióticos. Algún día sabrás que según sea tu producción de enzimas conocerás como afecta tu dieta a tus genes, a través de la epigenética. Sólo tenemos que movernos entre los "escalones" genes - enzimas - metabolitos - ambiente para hallar sus interacciones.

Las interacciones

Recuerdo las clases de ecología en las que me insistían en que la mayor riqueza se produce en los ecotonos. Ecotono es la parte donde interactúan dos ecosistemas diferentes. Es donde tenemos que poner el foco. Las interacciones son más importantes de lo que pensamos. Esto puede llevarse a otros muchos niveles o escalones que van a determinar el ambiente que nos rodea. Pero eso ya lo dejo en el pensamiento de cada persona. Lo importante es la aplicabilidad de los que trata el artículo, ya que son a niveles bioquímicos, resultan medibles y comparables. Otorga una práctica herramienta de detección de factores de riesgo a nivel personalizado.

Fuente:

doi:10.1093/eurheartj/ehaa209

2

El Covid-19 y la microbiota

Estoy leyendo mucho sobre el Covid-19 y todavía parece que no hay nada claro. También es normal, ¿no? Ha pasado muy poco tiempo para llevar a cabo investigaciones que clarifiquen todo respecto a este virus. Hoy mismo me ha llegado que realmente no es una enfermedad pulmonar, sino una enfermedad sanguínea que se manifiesta antes en los pulmones debido a su gran y estrecha vascularización. A pesar de ello, me gustaría comentaros las posibles vías de investigación que, precisamente, están relacionadas con la flora, o mejor dicho, la microbiota intestinal. Además hay relaciones con el metabolismo de la vitamina D y la HTA e incluso hay bacterias de nuestra microbiota afectadas por el Covid-19.

Microbiota e inflamación

Su origen está en el intestino. Los científicos chinos han encontrado correlación en los pacientes de Covid-19 de disminuciones de Bifidobacteria y Lactobacillus y de aumentos de Corynebacterium y Ruthenibacterium con la hipoxia sufrida por los pacientes debido a la alteración de los patrones de inflamación. En 1 de cada 2 pacientes a los que se le analizaron las heces se ha encontrado el coronoavirus (1) La microbiota intestinal y pulmonar están interconectadas. Los LPS producen un clima proinflamatorio en un ecosistema intestinal alterado, se pierde la estructura sana y aumenta la permeabilidad. La comida, el estilo de vida y el medio ambiente están claramente involucrados. Además las personas mayores son los que muestran mayores diferencias en las poblaciones bacterianas con respecto al perfil sano, debido a la edad.

Bacterias infectadas por Covid-19

Junto a los virus encontrados en las heces encontraron, además, grandes cantidades de la bacteria Prevotella. Parecía algo increíble pero se realizaron de nuevo las pruebas y los científicos chinos han comprobado que el Covid-19 se comporta como un bacteriófago para esta bacteria. Esto podría explicar las variaciones de la carga viral entre personas. Una Prevotella infectiva en un intestino permeable por la inflamación puede incrementar los síntomas respiratorios. Este hecho ha hecho pensar a otras personas que han verificado que la infectividad en niños puede ser menor debido a que la microbiota inmadura de los niños es pobre en Prevotella. Si resulta que es una infección mixta la combinación de hidroxicloroquina con azitromicina adquiere mucha importancia.

Vitamina D y HTA

En pacientes con radioterapia se ha demostrado que el propio tratamiento altera el nivel sérico, la distribución y el metabolismo de la vitamina D. El mediador entre esta relación es la microbiota intestinal. Así, en estos pacientes se desarrolla una disbiosis microbiana o modificación de las poblaciones de nuestras bacterias. Esta disbiosis altera el desarrollo inmunológico, los metabolitos del microbioma (es decir, las proteínas generadas por los genes de estas bacterias) y las cascadas de señalización para los receptores de la vitamina D.

Además, la alteración de la microbiota intestinal contribuye al desarrollo de la hipertensión arterial mediada por la deficiencia de vitamina D. El descenso de las bacterias Intestinimonas, Subdoligranulum, Ruminiclostridium y Pseudoflavonifractor promueven la deficiencia de vitamina D y el desarrollo de la hipertensión arterial. Recodad que la hipertensión promueve el SRAA (Sistema Renina - Angiotensina - Aldosterona) y elevados niveles de ECA2 (Enzima convertidora de Angiotensina II), receptor de infección de todos los coronavirus. Además, no sólo para esta enfermedad, sino para otras enfermedades inflamatorias mediadas por el sistema inmune, haciendo significativo el rol de la microbiota intestinal, de sus metabolitos y cadenas de reacción mutualista.

Conclusiones temporales

A pesar de que los médicos han dado con un argumento contundente, el tratamiento con vitamina D administrada de forma externa en grandes dosis puede ser contraproducente. Al tomarla de esta forma inhibe nuestros sistemas naturales. Además, ya se han realizado las pruebas con altas dosis y los resultados no son satisfactorios. Comiendo alimentos ricos en esta vitamina, la producción por la piel al tomar el sol y con la que produce de manera natural nuestra microbiota podemos mantener las funciones de la vitamina D.

Para cuidarnos podríamos bien tomar algún probiótico, como Lactobacillus brevis para mantener la estructura de la capa mucosa o barrera intestinal. Al tener esta capa sana podemos intentar evitar la posible entrada de unas Prevotella infectadas, ya que inhibe específicamente sus adhesinas. Y además alimentos vivos como yogur o kéfir, choucrut o kimchi y embutidos curados por fermentación. O bien hay que añadir más fibras vegetales de alimentos integrales y crudos en nuestra alimentación (más prebióticos).

Una revisión examina el rol de los metales de transición dietéticos en la microbiota.

Una de las estrategias usadas por los vertebrados para defenderse de los patógenos es secuestrar los metales de transición. Éstos son Manganeso, Hierro, Cobalto, Níquel, Cobre y Zinc. Los metales de transición son requeridos para  la supervivencia de los patógenos intracelulares y extracelulares. Este proceso de inmunidad nutricional conlleva a una respuesta evolutiva por parte de las bacterias en respuesta al mecanismo de defensa.

Para los mamíferos y la microbiota, los metales de transición son necesarios como cofactores de enzimas o como parte de estructuras. Además en grandes cantidades pueden ser tóxicos, de manera que es vital mantener la homeostasis de estos metales. Más allá del Zinc y el Hierro, el resto de estos metales de transición participa de una manera u otra en la homeostasis intracelular y extracelular de nuestras bacterias.

La revisión muestra las relaciones entre deficiencia y excesos de los metales y su relación con las enfermedades.

La deficiencia de Zinc conduce a un desequilibrio de la microbiota intestinal alejándola del perfil sano. Akkermansia muciniphila crea un ambiente pro inflamatorio que favorece las infecciones por especies de Enterobacterias asociadas a la disbiosis intestinal. El correcto aporte de Zinc inhibe directamente la virulencia de los potencialmente patógenos Enteroccocus. Además promueve el crecimiento de especies específicas que compiten con éstos. En cambio, el exceso de Zinc altera la microbiota reduciendo la resistencia a la infección por Clostridium difficile.

De forma paralela, la deficiencia de Zinc más el exceso de Hierro reduce la diversidad bacteriana en el intestino del hospedador. Se produce un incremento de Enterobacterias, muchas de ellas potencialmente patógenas. Precisamente son las Enterobacterias las que más tipos de sideróforos codifican en su genoma. Por ahora los datos de los cambios en la microbiota para el exceso o defecto de manganeso permanecen sin explorar.

La revisión estudia también cómo los cambios dietéticos de los metales afectan al sistema inmune.

Como he mencionado, la deficiencia de Zinc produce una mayor susceptibilidad a la infección. Ésto se debe a la depresión de la respuesta adaptativa inmunológica. La deficiencia de Zinc hace que las bacterias se repliquen lentamente. Algunos patógenos presentan ventajas evolutivas para adquirir el poco Zinc que haya en el intestino. La suplementación de este mineral debe ser tratada con mucha cautela ya que puede promover el sobre crecimiento de estos patógenos.

El exceso o defecto de Hierro  también tiene un gran impacto en el crecimiento bacteriano. El exceso incrementa el riesgo de muerte por Mycobacterium tuberculosis. El ambiente alveolar normoférrico es nuestra primera defensa innata. Unos alveolos llenos de hierro aumenta el riesgo de entrada de tuberculosis. Por otro lado, nos situamos en la deficiencia de Hierro con tratamiento de suplementación. Ésta se relaciona con Plasmodium, el parásito de la malaria, y con el riesgo de comorbilidad de la bacteriemia. Se produce un aumento de las especies Gram positivas y negativas con preferencia por el hierro hemo (el hierro sanguíneo). Así pues debe tenerse en cuenta en la suplementación de Hierro que puede aumentar el riesgo de infección por estos patógenos.

Una dieta variada asegura todos los metales de transición.

Para terminar quiero comentaros que una dieta variada es suficiente para asegurar todas las vitaminas y minerales necesarios. Una dieta variada es rica en frutas y verduras y con las cantidades adecuadas de alimentos ricos en hidratos de carbono y proteína. El truco de este equilibrio son los hábitos. La suplementación implica unos riesgos. Los sumplementos deben tomarse en caso de necesidad absoluta. Si tiene necesidades nutricionales no dude en contactar conmigo.

Fuentes:

Lopez CA, Skaar EP. The impact of dietary transition metal son host-bacterial interactions. Cell Host Microbe. 2018. 23(6):737-48. DOI: 10.1016/j.chom.2018.05.008

www.gutmicrobiotaforhealth.com

¿Qué ocurre cuando los edulcorantes son azúcares?

¿Qué se dice en el mundo sobre el "azúcar añadido"?

En el plano legislativo, en Estados Unidos: "Un alimento sin azúcares añadidos significa un alimento sin cualquier monosacárido o disacárido añadido o cualquier alimento añadido que contenga monosacáridos o disacáridos que se utilice por sus propiedades edulcorantes " En Dinamarca se agrega que se debe tener precaución si los fabricantes usan alcoholes de azúcar (polioles) ya que estos pueden proporcionar algo de energía. 

La realidad que subyace a este dilema es que hay azúcares que nosotros absorbemos, ya que tenemos el metabolismo preparado para absorber, romper y usar esos determinados azúcares. Nuestro genoma contiene los genes que codifican los transportadores y enzimas necesarios para asimilarlos. Los que no tenemos capacidad de absorber y metabolizar se dicen que son edulcorantes.

¿Alguien en nuestro cuerpo es capaz de metabolizarlos por nosotros?

La respuesta es sí. Nuestro microbioma o la anteriormente llamada "flora intestinal" es capaz de metabolizar los edulcorantes que creemos no absorber y transformarlos en productos asimilables, bien para otros miembros del microbioma bien para nosotros mismos/as.

 

Azúcar
Azúcar

Azúcares especiales.

El aspartamo y otros edulcorantes.

Para entenderlo mejor vamos a ver la naturaleza de los edulcorantes. Como he dicho antes muchos edulcorantes son azúcares que no podemos absorber por nosotros mismos. Pero hay edulcorantes cuya naturaleza es proteica, mejor dicho aminoacídica. El aspartamo es un ejemplo de ello. Este edulcorante resulta de la combinación de dos de ellos, del ácido aspártico con la fenilalanina. Otra naturaleza son los anillos de azúcar hechos sales, con azufre por ejemplo, como el ciclamato monosódico. La mayoría de ellos generan problemas cuando son modificados por la flora intestinal; claro está, todo tiene su dosis y su especie. Normalmente se ensaya en ratas de laboratorio y no podemos comparar de manera 100 % fiable que si en ellos causa cáncer en nosotros vaya a pasar lo mismo.

Los estudios que realizan sobre los edulcorantes consisten en detectar su presencia en las heces cuando es consumido y eso muy raro que suceda. Pocos son los sustratos alimenticios que no son modificados por las bacterias intestinales de cualquier especie animal y salen sin modificar en las heces. Los edulcorantes no se encuentran entre ellos.

¿Azúcar o edulcorante?

La difícil decisión. 

En principio, si no abusamos de dulces ni productos altamente procesados, no deberíamos preocuparnos mucho por usar algo de azúcar para endulzar el café. Si abusamos de estos productos,por el motivo que sea, mejor ¡no endulces nada! La recomendación debe ser la que las autoridades permitan dentro de la legalidad y son los consumidores los que deben hacer un consumo responsable. A los profesionales les corresponde tener en constante debate estos asuntos y poder mejorar siempre que se pueda la legislación. Además de informar a los consumidores de los avances, de los estudios realizados y las recomendaciones que vayan surgiendo o modificándose.

Mi opinión personal: dedique algo de tiempo a cocinar. Evitará muchos edulcorantes de productos elaborados y controlará lo que come, pues lo prepara usted mismo/a. Otro: no tome muchos refrescos y huya de lo light o lo zero. Así, cuando tenga un evento o día complicado puede permitirse sin que resulte insano tomar algo precocinado o algún refresco. Debemos controlar nuestros hábitos.

Espero que se genere el debate suficiente como para mejorar la legislación vigente. Sirva para acordar un término claro para el azúcar. Sirva para recordar que el microbioma es un órgano más de los seres vivos. Sirva para que podamos entre todos corlar la legislación y que lleguen lo más seguros posible los productos a los consumidores.

 

La fuente de este debate en inglés.

 

2

Los fosfatos.

Los fosfatos están naturalmente en nuestro organismo. Forman parte de nuestros huesos y dientes, estabilizan  el ADN, están en los lípidos de nuestras membranas y forma la moneda energética de todos los seres vivos, el ATP. Su comportamiento cuando lo ingerimos está asociado a la sal que forma con otro elemento. Normalmente, éstos elementos suelen ser sodio, calcio, potasio, magnesio y amonio. Por lo que su uso lleva una carga proporcional de éstos, aumentando la competencia y las interacciones entre estas mismas formas minerales. Pasa por modificar la ecología microbiana del intestino y surgir nuevas modificaciones a través del metabolismo del microbioma. Termina con una modificación de las condiciones para nuestros canales y transportadores para la absorción de estos elementos.

Los fosfatos engloban a un grupo de aditivos alimentarios que van desde las series formadas por E-338 a E-343 hasta la serie de E-450 a E-452 todos ellos con muchos (i) y el 542 proveniente de huesos. Corresponde al uso del ácido fosfórico y sus sales y no deberían presentar un riesgo. Están catalogados como posiblemente seguros, pero eso sólo le sirve al fabricante de productos elaborados como alimentos, bebidas y medicamentos.  Pero... ¿Quién guía a los consumidores? ¿Podemos consumirlo sin un autocontrol? Sin querer demonizar a los fosfatos, una sustancia que puede ser usada como medicamento debería tener una revisión mucho más exhaustiva por parte de las autoridades.  Tienen que ser realistas en que la mayoría tendemos a buscar lo fácil a la hora de comer, normalmente por falta de tiempo.

ATP fosfatos
fosfatos
fosfato de hierro

Los fosfatos. ¿Nutriente o Aditivo?

Después de todo el revuelo provocado por el "fake-new" sobre el fosfato y la carne de kebab, podemos observar el posicionamiento sobre el uso de este tipo de sales para la conservación no sólo de productos proteicos de origen animal (carnes, pescados, moluscos y crustáceos y leche y derivados). También se usan sales de fosfato para la conservación de bebidas de té, café, cereales o zumos de frutas, de salsas, de grasas untables, conservas de frutas y hortalizas, licores destilados de graduación mayor de 15, sidra, panes y pastas, productos elaborados con huevo, con leche o con fruta, productos con cacao o chocolate, purés y galletitas saladas.

¡El fosfato está en muchos alimentos!

Los fosfatos están en muchos productos que en principio no deberían estar, aunque alguno de ellos si que lo tiene como nutriente como cereales, frutos secos, leche y derivados y algunas carnes. Cómo se puede observar el problema es que está muy presente en alimentos que comemos habitualmente debido a nuestra falta de tiempo para elaborarnos nuestros alimentos. También depende pues de nuestra intención ya que comer frutas u hortalizas frescas o hacerse un té o un café no supone un sobre esfuerzo. Se puede ampliar a hacer tus propios postres y panes, tus salsas y purés de frutas o de verduras libres de fosfatos como aditivo.

 

¡Atención a los agravantes del fosfato!

Hay dos puntos sobre el fosfato que hay que comentar y provocar el debate para que las personas sepan qué y cómo comen:

La reducción de sal sódica. Las autoridades sanitarias quieren reducir el sodio de nuestras dietas mediante leyes. El fabricante o intermediario al que le limitan el uso de sal común, está usando otro tipo de sales, entre ellas las de fosfato. Evidentemente los que usan las sales como conservantes buscan algo sencillo y económico, no hacen las modificaciones necesarias para que sea saludable o inocuo. Se basan en las normas y son las leyes las que les permiten usar otras sales que no sean ricas en sodio.

En los estudios siempre se obvia los efectos en el microbioma del intestino y los efectos modificadores que ellos provocan en los compuestos que después absorbemos. En otros que ya se conocen, no sólo un exceso de fosfatos en nuestro organismo supone un riesgo cardiovascular sino que también está relacionado con otras enfermedades renales.  Por ejemplo, con la colitis y la enfermedad inflamatoria intestinal. El aumento de moléculas de inflamación y especies reactivas del oxígeno (ROS) están relacionadas con la interacción alimento-microoganismo-mamífero. Este aumento de ROS podría relacionarse con el aumento de riesgo de cáncer de colon.

¿Qué hacemos?

Más vale prevenir. Evitar alimentos procesados, con fosfatos que ya tenemos con los que los contienen de forma natural. Buscar nuestro horario para cocinar a nuestro gusto platos, panes o bebidas a base de alimentos crudos y/o sin aditivos. Es sencillo si lo hacemos un hábito. Lo ideal es usar las sales de fosfato como suplemento en ciertos casos como estreñimiento, indigestión o modificar el calcio o el fosfato de nuestra sangre. Lo que no es ideal es que estemos atiborrados de fosfatos por ponernos las cosas difíciles para no comprar alimentos ultraprocesados.

Importante pero sin relación con los fosfatos.

He recibido correos electrónicos y llamadas para establecer colaboraciones conmigo. Os agradezco mucho vuestra intención, sería un placer poder trabajar con alumnos de España y alumnos extranjeros que vienen a España. Por el momento estoy realizando un máster y emprendiendo unos cambios que no se con precisión dónde me llevarán. Mantendré las publicaciones, pero los servicios los limitaré a casos muy concretos. Seguiré atendiendo a toda persona que me escriba.

Muchas gracias.

¿Te gusta? ¡Interacciona! :)

error: Contenido protegido