Saltar al contenido

2

El ejercicio físico promueve la diversidad de nuestra flora bacteriana en personas sanas.

Siempre se habla de las virtudes de practicar deporte pero nunca se había tratado de esta manera. En un estudio reciente se ha encontrado correlación entre la práctica del ejercicio físico y un aumento de diversidad de nuestro microbioma.  Sin embargo, no se conoce cómo afecta a la diversidad bacteriana el deporte de élite. Éstos llevan dietas muy ricas en proteínas provocando resultados confusos.

En este estudio se eligieron a los participantes de similar edad, índice de masa corporal y dieta, presentando diferencias en la resistencia cardiorespiratoria. El pico de consumo de oxígeno (VO2) da cuenta de más de un 20 % de riqueza bacteriana. Para ello se midió dicha resistencia y se analizaron por secuenciación las bacterias simbiontes de los/as participantes. Además realizaron cromatografías de gases para medir los ácidos grasos de cadena corta (AGCC). Aunque este pico de consumo de oxígeno no se relacionó con taxones bacterianos específicos si que correlacionó con funciones de la flora, como la quimiotaxis, la motilidad y la síntesis de AGCC.

 

Bolas medicinales ordenadas

La reducción de la flora intestinal esta relacionada con algunas patologías.

Diabetes, cáncer colorrectal o la enfermedad inflamatoria intestinal cursan con una disminución de la diversidad de la flora intestinal. Es visible a través de una baja producción de ácido butírico y otros AGCC. Esta disbiosis afecta a los géneros bacterianos productores de estos AGCC (Clostridiales, Roseburia, Lachnospiraceae, y Erysipelotrichaceae)

Queda demostrado que el ejercicio aumenta la producción de AGCC. Así pues, la práctica deportiva debe tenerse en cuenta como terapia coadyuvante en el tratamiento de dichas enfermedades.

Independientemente, hacen falta más estudios sobre la microbiota intestinal. Este artículo abre el camino para avanzar ya que los sujetos de este experimento eran totalmente independientes. Los anteriores estudios se realizaron en ratones o en equipos de deportistas. Al compartir jaulas o ambientes compartían también los microorganismos. 

El ejercicio incentiva la producción de butirato.

Un número de bacterias que producen butirato reducido es perjudicial, ya que los AGCC fortalecen la barrera intestinal y el sistema inmunológico y contribuyen en la lucha contra los patógenos. Un  ejemplo de ésta lucha es el caso de Salmonella enterica. El butirato inhibe la expresión del sistema de secreción de tipo III codificado en la isla de patogenicidad 1 de Salmonella. Éste sistema es necesario para que Salmonella pueda llevar a cabo la invasión de las células. Además, la proporción de microorganismos nocivos aumenta: bacterias que producen inflamación, microbios que son resistentes al oxígeno, etc. Otra amenaza es el mayor potencial para formar tóxicos para las células epiteliales, ácido sulfhídrico y amoniaco.

Practicar un deporte o realizar ejercicio físico regularmente, no sólo te ayuda a mantenerte sano por fuera, sino también por dentro. Hay mucho por descubrir todavía y mucho por estudiar y comprender para saber tratar a cada persona. Cada uno de nosotros somos un sistema complejo, más de lo que podemos imaginar. Si la flora intestinal está afectada cuando estamos deprimidos/as, ¿cómo el ejercicio físico puede animar a nuestro cerebro? ¿A través de las variaciones de nuestra flora bacteriana?

Plantea tus preguntas. 

Zumo y néctar. Fíjese siempre en su etiquetado.

Al pasar por la sección de zumos en el supermercado, podemos perdernos ante tantas denominaciones, variedades, sabores, envases, precios... En este enlace o en el vídeo del OCU  podrás ver las diferencias entre ellos. En la búsqueda de la comodidad, para nuestros hijos/as, compramos los zumos en bricks pequeños para sus recreos. A veces tenemos en casa algunos zumos de formato mayor. Otros procuran que esos zumos sean refrigerados o los nuevos zumos "detox", (son zumos con frutas, verduras u otras plantas que venden como detoxificadores y antioxidantes). 

Siempre hay que mirar las etiquetas 

La mayoría de los zumos contienen muchos de los nutrientes de la fruta y la verdura, muy reducidos en los néctares. Pero hay uno esencial en la fruta y la verdura que no aparece: la fibra dietética. Abajo veremos porque es tan esencial. Seguimos con las etiquetas, pues debemos escoger el zumo que tenga menos proporción de azúcares simples en su composición glucídica (o hidratos de carbono). Normalmente, si tenemos un zumo con una combinación como esta, será el más hipocalórico y el que más vitamina C contenga. Si encuentras alguno con menos calorías, es que lleva edulcorantes, y si otro tiene más vitamina C, es que es añadida.

Como un zumo no es una ración de fruta...

El mejor zumo es el que haces en casa con su pulpa. Es una tarea difícil no dar a los peques un zumo cuando les preparas la comida del recreo. ¡Por supuesto que el brick es más fácil de llevar! Si les das uno, al menos evita que el resto de raciones de fruta sea en forma de zumo, procurando que sea la fruta entera. Una forma de evitar el zumo en el recreo es tomar la fruta en el desayuno y que beban agua con su sándwich. La mejor forma de educar a nuestros hijos para que coman fruta es que sus padres las coman con ellos, como en aquella foto viral en la que una madre que está con el móvil le pregunta a otra madre, la cuál lee un libro, que cómo puede hacer para que su hijo/a lea. Es sencillo: la primera manera que tienen de aprender es por imitación, decisiva en muchos casos.

Marketing de estos productos. ¿Son sanos?

Si nos paramos a pensar, el fabricante del producto quiere venderte su zumo, néctar o similar. Buscará cualquier recoveco en su instinto maternal/paternal o en su sentimiento para percibirlo más saludable, para que le des algo sano a tu prole o para que usted mismo/a lo disfrute mientras piensa que hace bien en tomárselo. Lo enriquecerá y le dirá que es el mejor. Toda esta parafernalia de consumo está diseñada para que los compres, no para mantenerle sano ni para nutrirle

He elegido esa foto dónde todo parece muy bonito, y en principio podemos pensar que ese zumo que esa madre da a su familia es sano, pero a mi personalmente me hace gracia ver como beben un zumo teniendo una cesta de fruta fresca justo al lado. Quieren dar la imagen de frescura y salud, pero sólo es eso, un mensaje subliminal para que entendamos que es sano tomar zumos.

Un zumo no es una ración de fruta 

Téngalo siempre en cuenta. Aunque se usen técnicas poco agresivas para esterilizar el producto sin tener pérdidas nutricionales, si que se producen. Y qué decir de los que usan métodos más intensos, como los concentrados. Además de que estos concentrados provienen de países en vías de desarrollo, que talan la selva para que podamos disfrutar de su maravilla concentrada en la otra esquina del mundo. La decisión moral está en cada uno.

Por supuesto he probado los zumos detox y he leído su composición nutricional. Por mucho que me gusten o no, estos productos indican "esta determinada cantidad de zumo corresponde a la cantidad diaria recomendada de frutas y verduras" y es totalmente falso, hecho que debería ser corregido para no engañar a los consumidores. ¡Es puro marketing! De verdad, nada como la fruta y la verdura fresca y de calidad.

La fruta entera. Vamos a dejar claros varios conceptos.

¿Qué hace la fibra dietética de la fruta?

La fibra es la pulpa, piel y otros componentes solubles que están en las frutas y verduras. Esta fibra encierra el azúcar, no refinado, que contiene la fruta, haciendo que se absorba lentamente en nuestro intestino. Además, esta fibra sirve de alimento para nuestros comensales en el intestino, lo cual nos ofrece más ventajas aún. 

¿Qué ocurre cuando eliminamos la fibra de la fruta o tomamos zumos?

Aumenta el riesgo de caries, de obesidad, de diabetes... El azúcar entra de golpe, no hay nada que lo frene o que haga el proceso de asimilación más lento.

¿Qué ocurre si sólo comemos fruta o sólo bebemos zumos detox?

Te faltarán el resto de nutrientes. Es realmente peligroso ceñirnos a un sólo tipo de alimentos. No existen los milagros a la hora de comer y adelgazar. ¡No caiga en la trampa de las dietas detox! Está muy bien comer variado y que nuestra dieta contenga frutas y verduras, pues le damos a nuestro organismo los elementos para facilitar la detoxificación del hígado. Pero este órgano, como todos los demás órganos, funciona de la manera que nuestros propios genes han determinado y del ambiente en el que se ha criado.

¿Cuál es el mejor momento para tomarla?

Muchas personas me dicen: "Yo tomo la fruta por la noche", y mi respuesta siempre es la misma: para aprovechar bien los nutrientes de la fruta es mejor tomarla durante todo el día. No hay restricciones para frutas y verduras.

¿Es mejor una fruta que otra?

Aquí puede surgir la controversia de los estudios comerciales para una determinada fruta que quieren vender, pero me voy a lanzar a la piscina de cabeza. ¡No! Todas tienen sus cosas buenas: sólo hay que conocerlas. Por ejemplo, el arándano rojo tiene compuestos que recubren la luz de la uretra y evitan que se formen biofilms patógenos (cistitis), la manzana contiene otros que reducen el LDL (el colesterol malo), el pomelo limpia literalmente la aorta, las pipas de la sandía previenen el cáncer de próstata... La presencia de la gran variedad de frutas enteras y verduras en nuestra dieta es la clave para estar sano.

La Disbiosis se sitúa entre enfermedad y teoría

Disbiosis es la "enfermedad" que presenta irregularidades microbianas sobre o dentro del cuerpo. La disbiosis es más prominente en el tracto digestivo o en la piel, pero también puede ocurrir en algunas superficies expuestas o en las mucosas como en la vagina, los pulmones, la nariz, los senos, las orejas, las uñas o los ojos.

¿Es una enfermedad?

Las comillas en la disbiosis como en enfermedad se refiere a que no está registrada en el CIE. Es decir, está catalogada como enfermedad poco común, pero es debido a la falta de estudios al respecto. Con los avances en genética ahora podemos identificar bacterias anaerobias sin necesidad de un difícil cultivo anaerobio muy costoso. Gracias a estas técnicas se está relacionando la disbiosis con otras patologías que no están bien estudiadas, como son la enfermedad de Crohn, el síndrome del intestino irritable, el cáncer colorrectal o el hígado graso no alcohólico. Y con otras más estudiadas como la obesidad, la diabetes o la aterosclerosis. Incluso se han dado correspondencias con enfermedades mentales como la depresión, el insomnio, el autismo y la pérdida de líbido. Muchos autores equiparan a la relación con nuestro microbioma como un segundo cerebro

El equilibrio entre las poblaciones.

En pequeñas cantidades las colonias microbianas se establecen en nosotros siendo benignas o beneficiosas en la mayoría de los casos. Este beneficioso y adecuado tamaño de las colonias microbianas realizan una series de funciones en nuestra homeostasis provechosas y necesarias. También protegen el cuerpo de la penetración de microbios patógenos. Estas colonias microbianas beneficiosas también compiten las unas contra las otras de modo que ninguna colonia microbiana específica domina.

Bacteroides biacutis.

Cómo evitar la Disbiosis de nuestro microbioma

Para cuidar nuestra flora debemos conocerla un poco. Ya se han realizado numerosos estudios en la búsqueda de su funcionamiento e identificación. Para distinguirlas las dividiremos en "buenas" y "malas", aunque no es correcto puesto que todas son buenas y necesarias pero en un número poblacional determinado.

Las buenas son las protectoras o lácticas, las inmunomoduladoras y las muconutritivas. Producen agua oxigenada e inductores de respuesta inmunitaria. Mantienen la estructura de barrera propia del intestino. Liberan ácidos grasos de cadena corta que suponen el 90% de la nutrición del epitelio intestinal y producen en él la expresión de genes protectores. El ambiente ácido que crean corrige la liberación de amoniaco por las malas transformándolo en amonio.

Las malas son fermentadoras de proteínas, producen aminas biógenas, amoniaco y otros productos tóxicos. Lo nocivo de las "malas" es que lo hagan en demasiada proporción, ya que como he mencionado antes, son necesarias y en densidades bajas también tienen efectos positivos para nuestra salud. El sobrecrecimiento de proteolíticas induce a la inflamación y a la alteración de la permeabilidad del intestino. Su mantenimiento en el tiempo se expresa con sobrecarga hepática, con alteraciones metabólicas y la aparición de alergias tipo III a muchos alimentos.

Alimentos para nuestra flora intestinal.

Para cuidar a las que más nos favorecen, y que a su vez controlan el número de las que nos pueden hacer enfermar, podemos consumir alimentos probióticos y prebióticos y suplementar las bacterias que nos faltan en número. La garantía es llevar una alimentación equilibrada, es decir, volver a comer fruta y verdura diariamente, 5 raciones al día, y aumentar la fibra dietética, con la sustitución de los productos refinados por las integrales. Y ahora, poco a poco:

PROBIÓTICOS: Son alimentos que contienen bacterias, ya que se han usado para manufacturarlos. Estos son yogures, kéfir y otros fermentados, como encurtidos, chucrut, etc.

PREBIÓTICOS: Son alimentos ricos en fibras solubles y fructooligosacáridos que favorecen la nutrición y el establecimiento de las bacterias buenas. Se pueden incluir aquí la sopa miso, el chocolate negro, las algas y el vino, los cuales favorecen la nutrición de las bacterias buenas existentes.

LA FIBRA: Esta presente en todos los alimentos vegetales, en menor o mayor proporción, debido a las técnicas para industrializar los alimentos muchas veces se elimina la fibra para su uso, como en las harinas blancas refinadas para hacer pan blanco. Siempre deberíamos habituarnos a comprar los alimentos más naturales o integrales, así los tenemos en casa disponibles. Además comer todos los días 2 platos de verduras y 3 raciones de frutas, asegurando así que nuestras bacterias "buenas" tengan su ración de fibras solubles e insolubles.

SUPLEMENTOS: A veces es necesario tratar la disbiosis con los mismos organismos que componen nuestra flora bacteriana, con "medicamentos" a base de bacterias y que no están presentes en los alimentos o que podamos "alimentar" con ciertos nutrientes. Siempre que uses alguno de estos productos que sea bajo la prescripción y seguimiento de un profesional. 

3

Cuando tu hijo/a tiene algún tipo de intolerancia...

Siempre piden comer más o menos lo mismo: Mc Donalds, Burger King, Telepizza o Domino's Pizza. He elegido estos cuatro restaurantes para realizar una comparativa y comentarles los riesgos ante una intolerancia alimentaria. Aunque hay muchas intolerancias me centraré en las más comunes y preocupantes, estadísticamente: gluten y lactosa. Veremos que menús podemos solicitar si somos intolerantes o tenemos uno en la familia y vamos a estos restaurantes. Los datos primeros corresponden a las tablas de alérgenos de los establecimientos en 2017. He actualizado cada uno con los datos de 2021, merece la pena verlo pues han mejorado todos en general.

El mal hábito.

Añadir, aunque de esto no trata este post, que estos hábitos los podemos tener muy eventualmente (de 1 a 10 veces al año) para que sean saludables. No son una alternativa a nuestro poco tiempo para dar de comer a nuestros hijos sin cocinar nosotros mismos o para celebrar todos los cumpleaños de los amigos. La otra opción para que sean saludables es no tomar fritos e incluir siempre una ensalada o similar. Es difícil conciliar todas nuestras vidas sin poner en riesgo nuestra salud y de los que más queremos, pero no imposible. ¡Ánimo mamás y papás!

Atención a la instalación.

Y en relación a la intolerancia asegurar siempre que el establecimiento disponga de un espacio donde sólo se cocinen los alimentos destinados a la persona intolerante. La presencia de alérgenos puede provenir de la contaminación cruzada: usar un mismo utensilio de cocina para dos platos diferentes, uno para una persona sin problemas de salud y otro intolerante, salpicar o espolvorear por accidente leche o harina por estar en la misma mesa de preparación, etc. La otra presencia es que el alimento sea o tenga un alérgeno. Les sorprenderá saber que hay ingredientes de estos restaurantes con muchos alérgenos que no podemos imaginar como habrán llegado a él, normalmente debido a la mezcla de grandes producciones industriales.

Comer hamburguesa

Hamburguesas

En McDonald’s me han llamado la atención dos detalles: sus patatas fritas están libres de gluten y sus bebidas especiales frías sin gluten ni lactosa son agua y refrescos. Sí, muy especiales. En Burguer King si comparamos cheeseburguer con cheeseburguer sin gluten aparecen 4 alérgenos sin que podamos saber de dónde vienen. ¿Sólo el pan con gluten tiene además mostaza, soja, huevo y apio? Otro aspecto interesante de esta comparación es que la cheeseburguer sin gluten tiene más del doble de Kcal y de grasa saturada que la cheeseburguer con gluten, ¿por qué?

En McDonald's...

Si no tuviera el pan sin gluten sólo estaría libre de gluten las ensaladas simples y los postres Sundae y McShake. Salsas, bacon y otros componentes de nuestra hipotética hamburguesa sin gluten pueden hacer que al final lo contenga. Pasa lo mismo con quien sea intolerante a la lactosa. ¿Quitarle el queso me garantiza que mi menú esté libre de este azúcar? Si se decide por un McFish, consistente en un filete de pescado, pan y ketchup solamente, resulta que tiene lactosa. El resultado es que mediante la eliminación de ingredientes no te puedes fiar pues en el análisis de cada producto indica que contienen alérgenos por parte de ciertos ingredientes y no nos informan de cuáles son.

Comer en 2021:

Parece que ha mejorado en las ofertas a celiacos, ahora incluyen casi todos los ingredientes. Los productos Hamburguesa, Hamburguesa con queso, Big mac, Cuarto de libra con queso, Tostadas, Grand McExtrem Bacon, Deseo/Tentacion Ibérica y Deseo/Capricho de tortilla, Muffin Bacon/Huevo, Muffin Huevo/salchicha, son aptos para clientes celiacos siempre y cuando se sirvan con el pan sin gluten. En cambio para los intolerantes a la lactosa sigue siendo complicado. El pan sin gluten permite pedir algunas combinaciones más. Aunque lo más interesante para los intolerantes a la lactosa es que disponemos de alternativas como entrantes y ensaladas sin queso y gazpacho.

 

En Burger King...

Ocurre lo mismo, faltan ingredientes como para estar totalmente seguro. Si tienes intolerancia al gluten sólo podrá comer patatas y ensalada simple, y de postre un smoothie o sunday sin sirope. Si tiene intolerancia a la lactosa, no pruebe ni alitas de pollo, ni nuggets ni chiken fries. No tome ningún postre, todos contienen lactosa. Para que se haga una idea la hamburguesa simple, sin queso, contiene gluten, apio, sésamo y semillas y trazas de soja, leche y huevo. El menú para un intolerante a la lactosa se resume en aritos de cebolla y ensalada simple.

Comer en 2021:

También han mejorado, los ingredientes están más limpios de alérgenos, aunque ahora las patatas fritas tienen trazas de gluten. Han incluido pan sin gluten, que además no tiene lactosa, por lo que ambos salen beneficiados si quieren comer en este restaurante. Si permiten la customización de la hamburguesa sin gluten o lactosa podrías añadir ingredientes que no contienen estos alérgenos. Por el resto sigue igual, menús pobres en variedad, se salva con alguna ensalada.

Comer pizza

Pizzas

Sus publicaciones sobre alérgenos están detalladas por ingredientes y por pizzas estándar. Se puede saber el origen de todos los alérgenos.

 

En Telepizza...

La carne de ternera tiene trazas de soja, lácteos y mostaza. Las masas tienen soja. El York contiene soja y lácteos y tiene trazas de apio, mostaza y sulfitos. El bacon tiene trazas de lácteos, mostaza, apio y sulfitos. Los ingredientes que usan no creo que difieran mucho de los otros restaurantes. Para un celiaco el menú es una de sus pizzas sin gluten sin carne de ternera, ni de pollo, ni kebab, ni gambas ni cangrejo, todos estos ingredientes tienen gluten. Un intolerante a la lactosa puede pedir alguna de sus masas que no llevan lactosa (alguna como la 3 pisos lleva lactosa) más ingredientes como atún, gambas y jamón serrano y vegetales en un fondo de tomate sin queso.

Comer en 2021:

Han mejorado, tanto en ingredientes como en oferta. Para los celiacos no hay ningún entrante, las patatas vuelven a tener gluten. Ninguna ensalada ni pasta sin gluten. Se puede dipear todas las salsas excepto la bbk telepizza y spiro dog. Los dips no están en la lista, no sabemos nada de ellos.  La masa sin gluten no en todos los establecimientos. No incluyas en tu pizza sin gluten ingredientes como carne de vacuno, surimi, pollo marinado ni pops de pollo.

Por otro lado, los entrantes libres de lactosa son alitas, aros de cebolla, delicias de pollo, enrollado vegetal, pops de pollo y patatas fritas y patatas gajo. Las ensaladas no tienen lactosa, salvo la que lleva queso. No tome ninguna pasta, no es posible saber con seguridad sus alérgenos, la pasta no está en los ingredientes  como ocurre con los dips. Las masas no tienen lactosa, salvo las que llevan queso previamente, como los bordes de queso y masa 3 pisos. No incluyas en la pizza queso, evidentemente, carne de vacuno, pollo marinado, cerdo, bacon y otros derivados cárnicos que no sea jamón serrano.

 

En Domino's Pizza...

Un celíaco puede pedir, sólo ensalada de la huerta y un helado. Todas las masas, panes, pollo y ensaladas más completas contienen lactosa, como la ensalada de pollo crujiente. Todos los postres contienen soja y lactosa, o trazas de alguno de estos alérgenos.

Comer en 2021:

También han mejorado, pero sólo en las pizzas y sus ingredientes. Si eres celiaco pide ensalada de la huerta como entrante. No pidas ningún otro entrante. Ahora tienen masa sin gluten con muchos ingredientes libres de gluten. De postre sólo puedes pedir mini magnum. Los intolerantes a la lactosa pueden pedir ensalada de la huerta y dos entrantes, strippers de pollo y patatas grill que no tienen lactosa. La masa sin gluten es la única sin lactosa. Elimina todos los derivados cárnicos como ingredientes a elegir. No tienen ningún postre disponible sin lactosa.

Parece que va cambiando, pero...

Actualización 2021: Nadie se escapa del caos de los alérgenos, bares, restaurantes y restaurantes de comida rápida... Parece que las empresas empiezan a ver la importancia de las alergias e intolerancias, mal quien no se adapte. Las hamburgueserías disponen ahora de un análisis de sus ingredientes, pero no todos  y mucho menos de sus productos precocinados, ¿cuestión de receta? Hamburguesa con pan sin gluten o sin queso. Sigue faltando seriedad, hay que pensar en el cliente y en su salud, no es sólo no tener el alérgeno.

Esto es una lucha de intereses.

A pesar de conocer la materia de alimentación y nutrición he tenido que realizar un gran esfuerzo para elegir menús libres para mis amigas/os y familiares. ¿Qué esfuerzo debe realizar una persona que no ha estudiado dietética y nutrición? Sabiendo que una intolerancia no viene sola, que cuando uno padece una en el intestino normalmente vienen asociada a otras intolerancias tipo III debido a los cambios de nuestra flora intestinal, a la inflamación de nuestro epitelio intestinal y a nuestros hábitos. Si padece algún tipo de intolerancia conviene hacer un estudio detallado.

Realmente me da un poco de miedo comer una hamburguesa que puede conservarse en seco durante más de 5 años, sin que le salgan hongos, bacterias o sin que se descomponga. ¿Qué deben contener para saltarse el ciclo biológico de la vida?, ¿en mis intestinos matará también a mi flora intestinal?

Información obtenida de las webs de los establecimientos de Sevilla, España.

Este enlace te lleva a conocer esa hamburguesa conservada más de 5 años que mencioné antes:

La hamburguesa biónica.

Barriga es un concepto muy amplio

Según las más recientes publicaciones epidemiológicas sobre la celiaquía las regiones con una alimentación basada en los cereales panificables, que pueden ser transformados en pan al contener gluten, son los que más sufren esta enfermedad. Así pues quedan excluidos los continentes de América del Sur, basado en el maíz y la quinoa, y el continente asiático, basado en el arroz.

Hay encubrimientos de la celiaquía como colon irritable, hasta un 20% de los casos. Este dato es muy visible en poblaciones mixtas de países como India. África, sigue estando en el olvido, aunque cada vez más se esta comprobando que también tiene incidencias de la enfermedad celíaca (EC).

En el plano personal.

Si sufres de diarreas y, por tanto, de malabsorción, si te sientes hinchada/o y tienes dolor abdominal, puedes tener un determinado grado de una de las dos patologías, entre otras. Si eres caucásica/o (occidental) lo más frecuente es que seas celiaca/o.

Para que usted misma/o pueda comprobarlo elimine durante tres de semanas panes, pastas y cereales. Coma arroz, trigo sarraceno, maíz, quinoa, patata... Prueba los nuevos productos como pastas a base de algas y harinas de legumbres, como garbanzo, algarroba, etc. Si esas molestias desaparecen es que usted es intolerante o sensible al gluten. Si no mejora es que padece colon irritable.

En este caso prueba a reducir los alimentos cárnicos grasos, los excesos de grasas, la leche, los lácteos, bebidas con gas y alimentos que producen gas. Introduzca tofu, carne de soja y productos para veganos, que tienen perfiles de grasas vegetales saludables. A las tres semanas debería haber mejorado.

Para no tener esas molestas diarreas constantes hay que consumir además en ambos casos frutas, 3 raciones al día, y verduras, 2 raciones al día. Así aumentamos el volumen de fibra y les damos alimento a nuestras bacterias buenas.

Miremos a la población de nuevo.

Se observa que los patrones de incidencia de estas enfermedades están modificándose debido al aumento de inmigración en todo el mundo, haciendo de estos trastornos una preocupación a nivel mundial.

Estos patrones están determinados por la transmisión genética de distintos alelos o variantes de genes implicados en la digestión y absorción de ciertos nutrientes. Como el caso del gluten, lactosa, grasas saturadas y otros que puede estar relacionado con otros alelos que codifican proteínas constituyentes de nuestro propio intestino. Por ejemplo asiáticos que se establecen en países occidentales pueden tener descendencia intolerante al mezclarse con la población autóctona celíaca, al recibir esos alelos típicos de la historia de la agricultura occidental.

barriga sana o rápida

Y cuidado con la Diabetes

En Europa, América del Norte y Oceanía, donde más incidencia hay de EC, corremos un riesgo doble. El abuso de alimentos precocinados, ricos en azúcares y grasas saturadas, combinado en los celíacos con abuso de arroz como fuente principal de glúcidos o hidratos de carbono, puede derivar en Diabetes.

Los asiáticos y el arroz.

En este caso debemos aprender de la historia de los países donde predomina el consumo de arroz. El arroz tiene un alto índice glucémico y la diabetes es un gran problema en los países asiáticos. No podemos permitir "curar" la EC instaurando una diabetes por comer exclusivamente arroz como fuente de glúcidos. Sabemos de su comodidad a la hora de cocinar y por su precio. Hay otras muchas fuentes libres de gluten y es precisamente en su variedad donde reside el éxito de superar las intolerancias sin caer en esta enfermedad. La diabetes ha pasado de estar entre los 10 y 20 causas de mortalidad a estar entre las 5 primeras causas.

La diabetes va ganando.

Tiene una especial incidencia en niñas/os debido al alto consumo de zumos azucarados, refrescos, productos manufacturados y precocinados. Vemos que cuanta más prisa tenemos en nuestro día a día, peor nos alimentamos. El alimentarnos mal induce a nuestras/os pequeñas/os a imitarnos en nuestros comportamientos; somos más inconscientes y menos consecuentes.

Si corregimos mediante la educación de nuestros hábitos estos desequilibrios no sólo evitaremos nuestros males sino también la de nuestra prole. Si tiene dudas, quiere cambiar sus patrones alimentarios y cuidar de usted y de los suyos no dude en contactar conmigo, estaré encantado de que mejore su calidad de vida. 

2

El bulbo mágico

Cuando el padre de la medicina Hipócrates dijo "que tu alimento sea tu medicina, y que tu medicina sea tu alimento" seguro que tenía en mente este bulbo. Cultivada y elogiada desde el antiguo egipto, la cebolla, junto con el ajo y el puerro, es de los vegetales que más beneficios nos aporta. 

Esta casi todo el año con nosotros, sólo en la temporada de invierno escasea. Si las guardamos en condiciones óptimas de humedad y temperatura pueden conservarse hasta 8 meses.

Si quieres evitar la defensa de la planta ante sus depredadores, el sulfóxido de tiopropanal, córtala bajo un chorro de agua.

Propiedades innumerables

Además de todas las que os comento en las fotos, la cebolla combate el reumatismo, disuelve el ácido úrico, alcaliniza nuestro medio interno, protege la próstata, disminuye el riesgo de osteoporosis, facilita el trabajo intelectual, da elasticidad a las arterias, contiene mucha agua y pocas calorías, promueve el apetito, sacia y evita la fermentación de alimentos en nuestro sistema digestivo.

Todo ello gracias a su riqueza en minerales (potasio, fósforo, calcio, magnesio, azufre, hierro, manganeso, cobre, zinc, selenio y silicio), vitaminas (muchas del grupo B, especialmente B6 y Folato, vitamina C y vitamina E) y el antioxidante quercitina, cuya acción es más potente que la de la isoflavona que está tan de moda.

Ten cuidado si tienes acidez de estómago o sufres flatulencias: evítalas o disminuye su consumo.

1

Pepónidas, las bayas de las cucurbitáces.

La semana pasada le traje un recopilatorio de todas las frutas y verduras de temporada para esta primavera-verano.

Le iré presentando, poco a poco, los alimentos allí recogidos destacando sus cualidades. Empezamos con las verduras que son menos y acabaré con las frutas, que además son algo más tardías y coincidirá con su fecha de aparición.

Recordaros que estos alimentos son baratos y están disponibles en su mercado local, además de ser muy saludables y nutritivos. Puede cuidar su salud y su economía a la vez.

 

Propiedades de la calabaza
Propiedades del calabacín

Calabacín. Una exquisitez para muchos.

Aunque este alimento no tiene una temporada específica si que es más caro y difícil de conseguir en los meses de Septiembre y Octubre.

Reducen la retención de líquidos y promueven a la glándula tiroides.

Según su maduración su fibra cambia de solubles o pectinas a insolubles o celulosas; cuando el calabacín es joven es rico en pectinas y sentirá que está más saciado, cuando está más maduro contiene más celulosa y sentirá que evacua mejor.

1

No pierdas peso por tu cuenta

Al afrontar una pérdida de peso...

nuestro sabio cuerpo toma de nuestras reservas todo lo necesario para sobrevivir. Aun así hay muchos nutrientes que nuestro metabolismo no puede sintetizar, son los nutrientes esenciales. Hay muchos aminoácidos que podemos obtener de la pérdida de musculatura, la energía podemos obtenerla de las proteínas y grasas que tenemos acumuladas, pero las vitaminas y minerales, componentes constitutivos de todas las enzimas del metabolismo, sólo pueden ser obtenidas de un consumo regular de frutas y verduras, excepto la B12 que es de origen animal, aunque tenemos una especie bacteriana que al alimentarse de fibra vegetal nos da dicha vitamina.

No me gusta cuando escucho a personas cercanas a mi que hacen una comida al día, suprimen comidas o toman laxantes y con ellos puedo hablar, pero creo que es más generalizado de lo que pensamos. El no tener esos nutrientes esenciales diarios nos hace más propensos a la enfermedad, la debilidad de nuestro sistema inmunitario puede hacer que nuestra piel tenga propensión al cáncer durante el verano, época para la que nos pusimos a dieta por nuestra cuenta. Además una piel sin nutrientes esenciales esta flácida y no tiene la capacidad de regenerarse.

Estas prácticas también conducen a otras patologías graves como la anorexia y la bulimia. No toméis laxantes sin control ni dejéis de tomar las comidas básicas!

Pierde peso con cabeza

Cuando alguien quiere perder peso...

con un especialista cree que su vida va cambiar por completo. No es cuestión de cambios drásticos, de darlo todo hecho y sin explicar nada. No es así, no se puede alcanzar la meta sin hacer todo el recorrido. Hay que dar pequeños pasos, poco a poco nuestro cuerpo nos va a pedir que continuemos haciéndolo bien y nos sentarán mal los malos hábitos que teníamos. Para adelgazar tenemos la conexión inherente de unos buenos hábitos nutricionales con unos buenos hábitos de vida, especialmente respecto al ejercicio físico.

Por fortuna, conozco y trabajo con dos grandes profesionales que refuerzan mis tratamientos, una entrenadora personal y un psicólogo que me ayudan a tener éxito, que no es más que ud. consiga sus objetivos.

No ponga en riesgo su salud. No es necesario exponerse a un cáncer de piel en verano por nuestras debilidades inmunitarias a causa de una mala alimentación. Anímese a hacerlo extensible a todo el año, aprenda a diferenciar lo sano de lo que no lo es y adquiera para siempre el comer con inteligencia. Huya de lo fácil y rápido, normalmente es lo más nocivo.

Recomendaciones de la OMS sobre el ejercicio

Meta: ¡Ejercicio!

La actividad física se refiere a todos los movimientos que realizamos con gasto energético. El ejercicio físico es la programación de la actividad física. La falta de ejercicio o sedentarismo contribuye al deterioro de la salud aumentando el riesgo de desarrollar distintas enfermedades, se hace pues rotundamente necesario combinarlo con una dieta variada y equilibrada para tener una buena salud y bienestar físico e intelectual.

La OMS recomienda ejercicio físico para niños mayores de 5 años y adolescentes menores de 17 años, 60 minutos acumulativos diarios de intensidad moderada a intensa. Para los mayores de 18 años, 150 minutos moderados o 75 minutos intensos a la semana. Es muy poco el tiempo que tenemos que usar si la semana tiene 10.080 minutos. También recomiendan a las empresas facilitar en el trabajo el desarrollo de programas que promuevan la actividad física y la alimentación saludable.

El ejercicio para llegar a la meta

Ejemplo de ejercicio.

Hace poco instalaron máquinas de ejercicio al aire libre en un parque al que voy todos los días a pasear con mi amiga Flecha. Con la lluvia y el viento se hace peligroso el patinar por ciudad así que perdí la programación de mi actividad. La estoy recuperando gracias a rediseñar los paseos, en ellos incluyo, además de pasear, 30 minutos de elíptica y 15 minutos corriendo de vuelta a casa. ¡A lo tonto hago 225 minutos a la semana!

Sobre las recomendaciones deciros que no debemos dejarnos llevar y ser conscientes y constantes. Es muy poco el tiempo que debemos invertir a la semana como para arriesgarse a tener una enfermedad; detrás de ellas hay evidencias científicas válidas para la gran mayoría de las personas.

2

Los buffets y las comilonas aceptadas culturalmente

Los buffets.

Resulta increíble hasta que punto el sentirnos ricos o pobres puede afectarnos en otros aspectos de la vida; propongo pues una filosofía a la hora de comer: "No es más feliz el que más tiene, o el que más come, en nuestro caso" Hay que sentirse bien con un@ mism@.

Podemos repasar los conceptos de riqueza y pobreza y ver que estos conceptos engloban algo más que el valor monetario. Tenemos que desbancar el concepto del "gordito feliz" y otros lastres culturales.

Es difícil, nuestra cultura nos manda celebrar con comida y bebida determinadas fechas y eventos, pero no imposible, solo hay que conocer cómo!

Ven a conocerte

Hace muy poco leí un artículo.

Habla de nuestra percepción, física y psíquica, hacia los buffets libres y restaurantes de comer hasta no poder más. Es el primero que he visto que cuestiona este tema y que lo relaciona con el coste del restaurante o buffet.

Lo interesante es que si existe una relación entre sentirse mal físicamente y mostrar arrepentimiento cuando se come mucha comida en los establecimientos más baratos. ¡Quiere decir que disfrutan mejor la comida los que pagan más!

La cuestión es que no tenemos porque comer mucho, ya no nos hace falta ese hábito. Somos capaces de controlar la ingesta en todas sus variables, al saber variarlas podremos disfrutar igualmente de las fiestas. Todo en la vida fluctúa. Puede que lo óptimo sea pagar algo razonable por un menú suficiente, equilibrado y de calidad.

(Siğirci and Wansink BMC Nutrition (2015) 1:36 DOI 10.1186/s40795-015-0030-x)

¿Te gusta? ¡Interacciona! :)

error: Content is protected !!