Saltar al contenido

Nutriscore: ¿qué score le damos al sistema?

Nutriscore y el aceite de oliva

Desde hace algunos días estamos escuchando en las noticias que el nutriscore penaliza al aceite de oliva virgen extra (AOVE). Lo hace por el hecho de pertenecer al grupo de aceites y grasas. Tanto es así que todo este grupo recibe malas puntuaciones por este método de valoración. El aceite de palma recibe tan mala nota como el aceite de girasol, cuando no tienen nada que ver. Además podría incluir los parámetros de sostenibilidad, ya que estamos en la década de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Como bien sabrás, el AOVE tiene muchas virtudes, al igual que otros aceites vegetales de calidad. Tiene una composición de ácidos grasos equilibrada y rica en ácidos grasos esenciales y compuestos antioxidantes. A nadie se le ocurre beber aceite como si bebiera agua, que es por lo que se penaliza a todos los aceites y grasas, sean buenos o malos.

Cuando vi el Nutriscore en la TV...

hablaba una periodista comparando con una bebida de cola light, a la que le daban mejor nota. Después una nutricionista comentaba que no es justo que se trate así al AOVE o al jamón ibérico, pero comentaba que daba igual que al refresco de cola light le dieran buena nota, ya que no aportaba calorías al llevar edulcorantes. Mi indignación fue en aumento. Sobre todo después de conocer otros métodos de valoración de los alimentos para que la población sepa qué está comprando.

Parece ser que si no inventamos en Europa nuestro método para valorar los alimentos es que no somos nadie. Al parecer los métodos que se están llevando a cabo en Sudamérica desde hace años no son lo suficientemente buenos para nosotros. Allí están demostrando efectividad cuando se destacan con formas de octógonos si son alimentos ricos en algún nutriente que puede ser perjudicial. Indicar si el alimento en cuestión es rico en sal, en grasa saturada o en azúcar es suficiente. Aquí tenemos que enrevesar para quedar más cool que nadie.

Nutriscore bebidas

Lo que no valora ningún método

Lo que me estaba encendiendo por momentos era que los edulcorantes de los refrescos light tienen efectos negativos en nuestro organismo. Eso no se valora. Si quieres saber sobre este tema haz click aquí. Además de modificar nuestra microbiota intestinal, nos induce a picos de insulina que nos hace tener apetito. Estas modificaciones, a medio-largo plazo, pueden derivar en Diabetes y Obesidad. Además pueden modificar los patrones de metilación del ADN, haciendo que tu descendencia sea propensa a estas enfermedades. Si quieres saber más sobre como funciona la epigenética mira la hambruna holandesa. Igualmente pasa para algunos aditivos alimentarios, para algunas interferencias entre nutrientes o para algunos nutrientes en sí mismos.

Queda mucho por hacer para indicar a toda la población lo que los alimentos contienen y cuales les pueden hacer daño. Con el sistema de octógonos de Perú sería una tarea más fácil. Además te enseña algo sobre nutrientes y alimentos. Con el nutriscore, aprendemos sólo a comprar Aes, Bes o Ces. Con este sistema que valora positivamente a un pan de molde, o a un producto vegetariano con algunos aditivos o al refresco light se convierte en una tarea de titanes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gusta? ¡Interacciona! :)

error: Content is protected !!